La cultura organizacional, factor elemental en las empresas

consultoría y capacitación

Actualmente las empresas se han enfocado mucho en los avances tecnológicos, por no quedar “fuera” de los contextos actuales. La tecnología avanza a pasos agigantados y es difícil encontrarse al día en estos aspectos, ya que requiere, además de conocimiento, de inversión. Otro factor importante que las organizaciones cuidan mucho, es el recurso financiero y producir para ganar, pero, ¿Qué hay del Capital Humano?, ¿Qué hacen para mantener a sus empleados motivados e identificados con la empresa?, muchas empresas descuidan su Cultura Organizacional.

 

¿Qué es la Cultura Organizacional?

 

Robinns (2010) menciona, la cultura organizacional, se ha descrito como los valores, principios, tradiciones y formas de hacer las cosas que influyen en la forma en que actúan los miembros de la organización.

 

El ambiente que se vive dentro de una organización, es parte de su cultura organizacional, reconocer a los empleados por su esfuerzo, tomar en cuenta sus opiniones, escuchar sus necesidades, tener un código de vestimenta, utilizar cierto lenguaje en las actividades que desarrollan, reunirse en la oficina para partir un pastel por quien cumple años, etc., todo esto es Cultura Organizacional y en muchas ocasiones no cuesta. Una cultura organizacional sólida, hará que los equipos de trabajo se sientan comprometidos e identificados con la empresa, y por ende, los resultados por alcanzar los objetivos serán eficientes, esto depende en gran medida de los mandos altos (Directores y Gerentes), también de la filosofía de los fundadores de la organización.

 

¿Cómo aprenden los empleados la Cultura?

 

Los empleados aprenden la cultura de una organización de diversas maneras. Las más comunes son a través de historias, rituales, símbolos materiales y lenguaje.

 

Historias. Generalmente son narraciones sobre eventos o personas importantes, incluso sobre los fundadores de la compañía, violación de reglas y reacciones ante errores pasados.

 

Rituales. Los rituales corporativos son secuencias repetitivas de actividades que expresan y refuerzan los valores importantes y objetivos de la organización. Por ejemplo: reconocer anualmente mediante una ceremonia a los mejores vendedores.

 

Símbolos materiales. La distribución de las oficinas, cómo visten los empleados, el tipo de automóviles proporcionados a los ejecutivos de nivel alto, etc. Los símbolos materiales transmiten a los empleados quién es importante y el tipo de comportamiento apropiado y qué se espera de ellos (por ejemplo, arriesgado, conservador, autoritario, participativo, individualista).

 

Lenguaje. Con el tiempo, las organizaciones frecuentemente crean términos únicos para describir al equipo, personal clave, proveedores, clientes, procesos o productos relacionados con sus negocios. Los nuevos empleados con frecuencia se sienten abrumados por los acrónimos y la jerga que, después de cierto periodo, se vuelve una parte natural de su lenguaje. Una vez aprendido este lenguaje actúa como un común denominador que une a los miembros.

 

Estos formas que describe Robinns (2010), como las más comunes para que los empleados aprendan la cultura organizacional, son muy importantes, ya que crearán ese sentido de pertenencia necesario, para que los empleados “quieran” a su fuente de trabajo, se sientan parte de ella y trabajen con esmero para que ésta salga adelante, ya que sabrán, que si la empresa crece, ellos tendrán mejores oportunidades de desarrollo.

 

¿Qué estamos haciendo en nuestras empresas para que esto suceda?

 

Fuente Bibliográfica:

Robbins Coulter. (2010). Administración. México: Pearson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *